5 Maneras de eliminar la mucosidad de los pulmones

La mucosidad puede complicar la evolución de las gripes y los resfriados. Existen una serie de técnicas eficaces que pueden prevenir y limpiar el exceso de mucosidad. Estas técnicas también son útiles para mantener los pulmones limpios en entornos que los llenan de contaminación y alergenos.

  • Inhalación de vapor para limpiar los pulmones

Los vahos o vaporizaciones son un remedio tradicional del que nos acordamos cuando la congestión y la tos se convierten en una molestia importante. Son muy eficaces porque el calor y la humedad alivian el revestimiento irritado de los bronquios y favorecen la hidratación de la mucosidad y su expectoración. Además, facilitan inmediatamente la respiración.

Se pueden realizar vahos con salvia o eucalipto, dos plantas cuyos aceites esenciales inhiben la multiplicación de baterias. Para realizarlo, tenemos que calentar en una olla 3 litros de agua y, cuando hierva añadir 10 g de hojas frescas de eucalipto o de salvia. Dejar que hiervan 10 minutos a fuego lento y luego retirar la olla del fuego. Con muchos recaudos, hay que inclinarse sobre la olla mientras nos cubrimos con una toalla. Mantener los ojos cerrados y respirar lenta y profundamente. También, se pueden hacer los vahos con los aceites esenciales. Para eso, hay que hervir una taza de agua y dejar caer en ella unas 10-15 gotas del aceite esencia. Procedre de la misma manera para inhalar los vahos. Los aceites esenciales más indicados son eucalipto, tomillo y melisa.

  • Forzar la tos de manera controlada

La tos es el mecanismo que tiene el cuerpo para liberarse de la mucosidad. Por eso cuando una tos es productiva no conviene inhibirla con medicamentos.

Podemos forzar suavemente la tos para favorecer la salida de los mocos:

  1. Sentarse con los hombros relajados y las plantas de los pies bien apoyadas en el suelo.
  2. Cruzar los brazos sobre el estómago.
  3. Inhalar lentamente por la nariz.
  4. Exhalar lentamente por la nariz mientras te inclinás hacia adelante y presionás con los brazos contra el estómago.
  5. Toser dos o tres veces mientras realizás esta exhalación; mantener la boca abierta.
  6. Repetir el proceso varias veces.
  • Posturas para drenar la mucosidad

Podés adoptar posturas que facilitarán la mucosidad por el efecto de la gravedad:

  • Recostarse de espaldas sobre una colchoneta o en la cama.
  • colocar almohadones debajo de las caderas de manera que queden más altas que el pecho.
  • Inspirar lentamente a través de la nariz y exhalar aún más lento –el doble de tiempo– por la boca.
  • Mantenerse en la postura y realizar esta respiración durante 5-10 minutos.
  • Podés repetir el ejercicio recostándote primero sobre un costado, luego sobre el otro y finalmente boca abajo. Recordarque el pecho siempre tiene que estar más bajo que las caderas.
  • Realiza percusiones sobre el pecho

El clapping, golpeteo o percusiones sobre el pecho con las palmas ahuecadas es una técnica eficaz en ocasiones para favorecer el desprendimiento de la mucosidad. Puede realizarse en combinación con las posturas. Lo mejor es que un fisioterapeuta te indique cómo hacerla correctamente.

Esta técnica solo está indicada en personas sanas. Es necesario señalar que no es adecuada para niños pequeños porque puede inducir broncoespasmos. También, está especialmente contraindicada en pacientes con fibrosis quística y broncoestasis.

5 Maneras de eliminar la mucosidad de los pulmones. Tomar te antiflamatorio.
  • Beber diversos té antiflamatorios

El té verde contiene antioxidantes en abundancia que reducen la inflamación en los pulmones y protegen sus delicados tejidos. Además del té podés incluir alimentos antiinflamatorios como: cúrcuma, verduras de hoja verde, cerezas, arándanos, aceitunas, nueces y legumbres. Añadir alimentos picantes como el rábano rusticano, el wasabi o la mostaza ayudan a hacer más líquidas las secreciones.

Es importante recordar que la hidratación es fundamental para librarse de la mucosidad. Además del té, beber unos 2 litros diarios de agua mientras tengas mocos. Parte del líquido puede ser ingerido en forma de caldos e infusiones de plantas medicinales con efecto expectorante.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *