¿Cuáles son las vitaminas que ayudan a combatir la inflamación?

Las inflamaciones son reacciones que se desencadenan en una parte de nuestro organismo y, se caracterizan por enrojecimiento, aumento de volumen, dolor y dificultad en la movilidad. Aparecen como consecuencia de la presencia de microorganismos, sustancias irritantes o, tambíen debido a un golpe.

Una dieta sana, variada y equilibrada puede ser fundamental a la hora de combatir los procesos inflamatorios, al igual que una alimentación poco saludable puede propiciar su aparición. Ciertas vitaminas tienen el poder de combatir las inflamaciones porque son ricas en antioxidantes.

Entre ellas encontramos:

Vitamina A : es capaz de aliviar el dolor en los músculos y las articulaciones además de ser necesaria para mantener una vista y piel saludables.También, contribuye a fortalecer el sistema inmunitario, ayuda en el crecimiento y cuidado del tejido muscular, así como al metabolismo del hueso. Se ha comprobado que este nutriente regula los procesos inflamatorios, porque ayuda a disminuir los niveles sistémicos del mediador inflamatorio conocido como MCP-1. Entre los alimentos que contienen esta vitamina están: la pimienta roja, la batata, la zanahoria, la lechuga.

Vitamina B:  las vitaminas pertenecientes a este grupo son esenciales para mantener una piel sana, regular el metabolismo y fortalecer el sistema inmunitario, pero también se encargan de mantener el tono muscular y reducir la inflamación en las articulaciones. Esto es muy útil en afecciones crónicas, como la artritis, o agudas, como distintos tipos de virus. Es recomendable consumir,  al menos, 50 mg de vitaminas del complejo B, divido en 2 dosis por día. Entre los alimentos que contienen estos nutrientes se encuentran: los huevos, las carnes magras, el hígado, las nueces.

Vitamina C: ayuda a aliviar el dolor muscular y articular a través de la protección y curación de los tejidos musculares. Además, fortalece el sistema inmunitario y mantiene un desarrollo celular adecuado que interviene en el mantenimiento y reparación muscular. La cantidad diaria recomendada (CDR) de vitamina C es de 1 gramo, que debemos complementar con 500 mg de flavonoides (antioxidantes naturales). Para obtener los flavonoides se aconseja aumentar el consumo de: Vegetales (alcachofas, espinaca, brócoli), Frutas (manzanas, limón, granada, albaricoque, ciruelas), Té verde y Cacao. Una alta ingesta de vitamina C ayuda a reducir la cantidad de inflamación en el cuerpo. La vitamina C puede hallarse en alimentos como: Naranjas, Pimientos. pomelos, Kiwis, Tomillo, Coliflor.

Vitamina D:  se trata de un esteroide soluble y natural fabricado por nuestro organismo a partir de la luz solar. Así, las personas expuestas a una cantidad normal de sol por día no necesitan suplementos adicionales. Es un elemento útil para combatir la inflamación, sobre todo en personas que padecen de cáncer. La misma también puede ser obtenida cuando consumimos pescado, ostras, Jamón, Tofu y lácteos.

Vitamina E:  es un compuesto orgánico esencial para la salud del cuerpo humano. Debido a que el organismo no puede fabricarla de forma natural, es necesario añadirla a la dieta en buenas cantidades. Se recomienda consumir al menos 15 miligramos de éste nutriente por día en los adultos. Su ingesta ayuda a reducir los niveles de citoquinas, unos mediadores inflamatorios del cuerpo. Para obtener vitamina E de forma natural debemos aumentar el consumo de: Frutos secos (nueces, avellanas), Semillas de girasol, Aceites vegetales, Vegetales (espinaca, brócoli, tomate) y Frutas (mango, kiwi). Es buena idea incluir estos alimentos cuando se ha sufrido alguna lesión o padecemos algún tipo de inflamación.

Vitamina K: previene la inflamación al inhibir los marcadores proinflamatorios producidos por los glóbulos blancos, denominados monocitos. En niveles elevados la vitamina K nos ayuda a mejorar la salud cardiovascular y ósea. Además, reduce la calcificación y la rigidez del tejido vascular, por lo que minimiza la incidencia de infartos. Se encuentra sobre todo presente en los vegetales: Espinacas, acelga, perejil, lechuga, brócoli y coliflor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *