¿Cuáles son los beneficios del spinning?

El spinning es una actividad que se realiza en grupo y que es dirigida por un profesor. Este programa de entrenamiento se lleva a cabo sobre bicicletas estáticas, que son diferentes a la clásica bicicleta inmóvil, porque posee un disco de inercia que hace que, aunque dejemos de pedalear, éste siga moviéndose. Esta característica ayuda a que el pedaleo sea más natural y no se nos quede clavada la rodilla al realizar el empuje. Es frecuente hablar del spinning como un trabajo aeróbico; sin embargo, las sesiones de este deporte pueden contener trabajo de resistencia cardiovascular, entrenamiento de velocidad y trabajo interválico, por lo que el entrenamiento anaeróbico también forma parte de este método.

El spinning engancha, principalmente porque se transpira y se trabaja mucho, es divertido y motivante. Cada persona regula su resistencia en función de su condición física y el movimiento es bastante mecánico y simple, a diferencia de lo que puede ser una sesión de step o aerobic. Además, no sólo aporta una serie de beneficios físicos sino también psicológicos.

Principales beneficios de la práctica de Spinning

1. Bajo impacto para las articulaciones

El spinning es considerado un deporte de bajo impacto, por lo que es posible beneficiarse del entrenamiento sin que las articulaciones o las rodillas lo sufran. Incluso, su práctica está recomendada para aquellas personas que sufren artritis.

2. Reduce el riesgo de lesiones

A diferencia de correr sobre el asfalto o practicar crossfit, las modalidades de bajo impacto tienen una menor probabilidad de provocar lesiones. Los estudios muestran que este tipo de actividades siguen iendo igual de beneficiosas para mejorar los niveles de condición física, la salud cardiovascular o mejorar la calidad del sueño. Además, al ser un ejercicio con un patrón de movimiento repetitivo, es más seguro que otras clases dirigidas como el aerobic.

3. Mejora la aptitud cardiovascular

Fortalece nuestro órgano vital, mejora ritmo cardiaco y disminuye la presión arterial.

4. Reduce el estrés

Ayuda a reducir el estrés y aliviar tensiones, por lo que es ideal practicarlo después de una dura jornada laboral. La práctica diaria reduce los niveles de cortisol, una hormona que se libera en respuesta al estrés. Esta práctica deportiva mejora la habilidad de nuestro cuerpo a la hora de tratar con la tensión y las consecuencias negativas de este fenómeno.

5. Ayuda a perder grasa

El spinning es un entrenamiento ideal para quemar calorías, ya que, dependiendo de la intensidad es posible quemar hasta 700 kcal en una sesión. Además, el entrenamiento interválico provoca que también quememos calorías después del ejercicio.

6. Libera endorfinas

El spinning libera una serie de sustancias químicas en nuestro cerebro, como las endorfinas o la serotonina. Las endorfinas son responsables de que nos sintamos enérgicos y animados después de practicar deporte; y los niveles bajos de serotonina se asocian a la depresión y a los estados de ánimo negativos. Los estudios muestran que el ejercicio físico aumenta los niveles de estos neuroquímicos.

7. Ayuda a mejorar el descanso

La serotonina no solamente mejora el humor, sino que favorece la producción de melatonina, que es la hormona relacionada con el sueño. Por tanto, practicar ejercicio físico también ayuda a dormir mejor. Gracias al spinning, logramos un sueño apacible y mejoraremos la calidad y cantidad de éste. Eso sí, conviene no practicarlo poco antes de ir a dormir.

8. Mejora el sistema inmune

Fortalece el sistema inmunológico y protege contra ciertos tipos de cáncer. Un grupo de investigadores encontraron que la práctica deportiva aumenta el número de células del sistema inmunológico del organismo, y aunque el efecto es sólo temporal, la práctica regular de ejercicio físico protege contra de los virus y bacterias que pueden provocar complicaciones para nuestra salud.

9. Mejora la resistencia

Aunque en el rendimiento deportivo influyen muchos factores, es evidente que la resistencia juega un rol importante en el deporte. Al ser un entrenamiento interválico, el spinning mejora la resistencia tanto aeróbica como anaeróbica. Aunque no seamos deportistas, esto lo notaremos en el día a día, por ejemplo, al subir escaleras o al caminar al trabajo, porque estaremos menos cansados.

10. Tonifica piernas, glúteos y abdominales

En las sesiones de spinning no solo se trabaja la resistencia, sino que también mejora el tono muscular, especialmente en la zona del core, los glúteos y las piernas. Cuando aumentamos la resistencia en la bicicleta, se realiza el mismo esfuerzo que si subiésemos una médano, lo que favorece el desarrollo de los músculos de estas zonas.

11. Mejora las relaciones interpersonales

El spinning se realiza en grupo, algo que puede ser muy motivante. Además, esto es una buena oportunidad para conocer gente nueva y hacer nuevos amigos. A medida que mejore nuestra autoconfianza y tengamos más contacto con algunas personas, más nos relacionamos. La música de las clases de spinning y el ambiente divertido y activo estimula las relaciones sociales.

12. Fortalece los huesos y las articulaciones

Con el spinning no solamente se fortalecerán algunos músculos como los glúteos o los isquiotibiales, sino que los huesos, tendones y ligamentos que rodean estos músculos también se fortalecerán. Esto es positivo también si se practican otros deportes, pues disminuye el riesgo de lesiones. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *