¿Por qué es importante incorporar huevos en el desayuno?

Muchas personas evitan consumir huevos porque piensa que favorece el aumento del colesterol malo o LDL en sangre. Nada más lejos de la realidad. Además de ser saludables y, de que sean una excelente fuente, pocos alimentos son tan versátiles como los huevos a la hora de cocinarlos.Nos ofrecen posibilidades originales y sanas. El secreto está en el equilibrio, en llevar una dieta lo más variada y balanceada posible. Los huevos pueden ser un desayuno muy completo si los acompañamos con jugos y algo de fibra. Como ocurre con otros alimentos, hay que comerlos de forma equilibrada.

¿Por qué es importante incorporar huevos en el desayuno?

  • No es verdad que incrementen el colesterol «malo»: como todo en esta vida, hay que saber mantener el equilibrio. No vamos a desayunar 2 dos huevos cada día, pero no sucede nada si los ingerimos 3 o 4 veces a la semana de forma variada. Comer huevos de modo regular no afectará a la salud de nuestro corazón. Es más, en su composición contienen un nutriente llamado colina que mejorará la salud cardiovascular y cerebral. Lo que hace este elemento asociado a la vitamina B es metabolizar y disminuir la homocisteína, un tipo de aminoácido que favorece el que las placas de grasa se adhieran a nuestras arterias.
  • Son una fuente de nutrientes: si nos gustan las tortillas no dudemoss en prepararnoste una en nuetsro desayuno. Incluirlo de la forma que deseemos, aunque sea un huevo duro combinado con unos tomates cherry, algo de avena y una fruta. Los huevos son ricos en proteínas, hierro calcio, riboflavina, vitamina B12, vitamina B6, selenio, ácido fólico, zinc, potasio, magnesio y otros minerales esenciales. Lo único que les faltaría para ser un alimento completo en el desayuno esque tuvieran vitamina C y fibra. Es por eso que se aconseja acompañarlos con frutas y pan integral o de salvado.
  • Son una fuente natural de vitamina D:  la vitamina D la encontraremos en la yema del huevo. Tener un nivel bajo de esta vitamina va a provocar que nuestros huesos estén débiles, que tengamos menos defensas y que ello se vea reflejado, sobre todo, en la debilidad de nuestro cabello, de nuestras uñas, en dolores musculares y en un cansancio extremo.

  • Ayudan a saciarnos y que no tengaos hambre en pocas horas: son ricos en proteínas y contienen un índice nutricional muy elevado, por lo tanto nos van a ayudar a sentirnos muy saciadas y a aguantar en perfecto estado hasta la hora del almuerzo, sin tener que picar entre horas.Todo esto, nos permite tener más energía y tener que consumir menos calorías que, a largo plazo, nos pueden hacer engordar.
  • Son muy buenos para el cerebro: son estupendos para mantener en buen estado nuestra memoria, para mejorar la circulación y la conexión neuronal. La razón de ello se encuentra de nuevo en la colina, ese nutriente esencial que regula a su vez nuestro nivel de ácido fólico. Gracias a este equilibrio bioquímico, mejoran sobre todo los mensajes entre los nervios y los músculos.
  • Contribuyen a reducir inflamaciones: basta con desayunar entre 3 y 4 días por semana un huevo  para que la colina ayude a bajar los marcadores inflamatorios como, por ejemplo, la homocisteína. A su vez, la proteína C presente en los huevos ayudará también a reducir el riesgo de arterioesclerosis, la  enfermedad de Alzheimer y la diabetes tipo 2. Si además combinamos ese huevo con un poco de aceite de oliva virgen extra, potenciaremos estos beneficios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *