¿Qué es el Bowspring?

El Bowspring es un nuevo tipo de yoga que permite mejorar la postura, la salud y la atención. Mejora nuestra salud física y mental. Se trata de una revolución postural que ha permitido cambiar la forma de entender el movimiento de forma correcta. Es un sistema de alineación basado en las investigaciones de la física y la biomecánica actuales.

Este sistema de alineación activa todo el cuerpo en conjunto y crea un sentimiento de unidad y cooperación entre todas las partes. De esta manera, todo el cuerpo se tonifica. Trabaja especialmente el equilibrio entre la parte frontal y posterior, y entre la parte superior e inferior durante todo el tiempo.

En el Bowspring las tres curvas principales de la columna están largas y activas, creando un efecto de “muelle”. Es una postura curvilínea, dinámica y abierta. Alinea el cuerpo en una posición de preparación. Esta plantilla postural se describe generalmente como una forma en “S” a lo largo de la parte posterior del cuerpo, desde la parte trasera de las caderas hacia arriba por toda la columna hasta la parte superior de la cabeza.

Diversos estudios han constatado que la postura corporal tiene una fuerte relación con la personalidad, llegando a afectar, incluso, el deseo sexual. Es la quinta esencia de la postura del poder de los atletas de éxito y, refleja un sentimiento de auténtica seguridad en uno mismo y una relación holística con el propio cuerpo-mente-corazón. Restaura la curvatura natural del cuerpo, adelgaza, eleva los glúteos, afina la cintura y confiere fuerza. Practicando este método dos veces por semana en sesiones de una hora, en un mes ya se pueden ven los resultados físicos. Esta disciplina también aporta beneficios mentales porque fomenta el autoconocimiento y ayuda a focalizar la atención.

Según las leyes físicas, el cuerpo humano se mantiene en bipedestación gracias a las curvas ya que ellas soportan el peso. Es la evolución por la que hemos pasado de cuadrúpedos a bípedos. Si la espalda está recta la gravedad hace que los discos se dañen por desgaste (compresión), además los glúteos, al no tener volumen ni tono, no suben hacia el sacro provocando lesiones patológicas muy dolorosas en la parte lumbar. Es el sistema fascial a través de la tensegridad es el que nos mantiene en una postura erguida. Si no hay curvas en la parte posterior de la espalda, esta no estará trabajando. Una falta de tono hace que nos vayamos inclinando hacia delante.

En Bowspring mantenemos la naturalidad de nuestra columna. Solo si es en forma de “S” podremos caminar, saltar y llevar una vida saludable. La espalda plana y las escápulas juntas hacen que la caja torácica no se pueda expandir y si la espalda esta plana se comprime la respiración.

El patrón del Bowspring se puede aplicar a cualquier postura de yoga, cualquier movimiento o entrenamiento atlético, así como para cualquier campo de la recuperación o rehabilitación motora, funcional y estructural. Transforma hasta la forma en que nos sentamos o estamos de pie, y por lo tanto genera una catarsis en nuestra forma de vivir sedentaria: de posturas y cuerpos pesados y estáticos, a la ligereza y dinamismo fluido de la vida. En una clase de Bowspring se activa el sistema fascial posterior, se salta, se realiza una práctica en dinámico, se cuidan las tres curvas naturales de la espalda y aprendemos una plantilla que luego se llevan a todas las actividades diarias.

Con este alineamiento naturalmente tonificante, el cuerpo empieza a sentirse más seguro y permite recuperar una óptima salud. Los practicantes de todas las edades pueden disfrutar del enfoque en la postura y el alineamiento basado en la forma natural. Este método integra la técnica del mindfulness con el ejercicio físico. Además de un nuevo entrenamiento corporal, es un método que permite armonizar la mente, el cuerpo y el espíritu.

Beneficios:

  1. Incrementa cualidades como autenticidad, coraje, apertura mental y sensibilidad.
  2. Refuerza el sistema inmunológico.
  3. Alivia del estrés.
  4. Alivia de los dolores de espalda.
  5. Favorece manos y pies fuertes y activos.
  6. Disminuye la degeneración ósea.
  7. Aumenta la capacidad pulmonar.
  8. Fortalece el suelo pélvico.
  9. Tonifica de manera equilibrada todo el cuerpo.
  10. El sistema nervioso se calma a través de la tonificación de la fascia de manera uniforme.
  11. Equilibrio preciso y ligereza arraigada durante el uso de la menor cantidad de energía física.
  12. Provoca torso amplio, cintura estrecha, abdomen largo y plano y glúteos fuertes.
  13. Genera una actitud optimista y positiva.
  14. Favorece la pérdida de peso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *