¿Qué son las calorías vacías?

Las calorías vacías son aquellas que no son consideradas como alimentos nutritivos y sanos porque no aportan nutrientes. Lo que obtenemos de ellas es únicamente energía que, si no la gastamos, se convierte en grasa rápidamente porque se acumula y nos hace subir de peso. Para quienes llevan adelante un adecuado plan de dieta, deben ser cuidadosos, porque podrían estar consumiéndolas y limitando los resultados de los esfuerzos para bajar de peso.

Uno de sus principales problemas es que los alimentos altos en calorías vacías suelen contener azúcares, colorantes, grasas saturadas y grasas trans en altas cantidades. Por este motivo, no sólo no aportan nada, sino que encima ocasionan problemas de salud. A esta clase de calorías se le suele llamar “SoFAS” por sus términos en inglés “Solid Fats and Added Sugars”.

De acuerdo con el estándar aceptado por la U.S. Food and Drug Administration (USDA), debemos consumir entre 120 y 125 calorías vacías al día en el caso de las mujeres adultas y, de 160 a 330 calorías vacías al día para los hombres adultos.

¿Cuáles son los alimentos que contienen calorías vacías?

Cereales comerciales con azúcar: Aunque es muy bueno incluir cereales en nuestra dieta diaria para obtener carbohidratos, es recomendable evitar los que vienen en caja, los que suelen vender en superercados como ser: los cereales de maíz azucarados, las avenas instantáneas y los que son derivados del trigo. Si bien pueden parecer muy sanos, suelen contener altas cantidades de azúcares. Hay que descartar aquellos que contienen altas cantidades de azúcares, sodio y colorantes por porción. Lo mejor es consumir los altos en fibra aunque tal vez su sabor no sea tan agradable.

Gaseosas y jugos artificiales: acá podemos incluir al agua saborizada, gaseosas, jugos en sobres, cafés, tés y cualquier otra que esté lista para su consumo. Si bien muchas gaseosas que se mencionan como «light» tienen menos azúcar, su nivel de calorías sigue siendo alto. Esto se debe a que para mantener su frescura, color y sabor requieren edulcorantes, sodio y otros químicos que no aportan ningún beneficio al cuerpo.

Snacks / pochoclo: cada tanto suele agarrarnos ganas de comer unas papas fritas, chizitos, palitos, pizzetines, etc. o también pochoclo, mientras miramos la tele o estando en el cine. Sin embargo, debemos saber que por la forma en que están preparados estos alimentos, nos aportan grasas saturadas. La mejor alternativa es preparar unas papas en nuestra casa (si son horneadas es mejor que fritas) y, en el caso del pochoclo, conviene evitarlo o sino consumirlo en una pequeña porción y de manera ocasional. De esta forma, controlamos la sal y evitamos las grasas.

Pan: tanto el pan de dulce como los panes embolsados que venden en los supermercados,  aportan una gran cantidad de calorías vacías. Es aconsejable no consumir los que fueron preparados con harinas refinadas y, siempre que podamos, comprar panes en locales dietéticos y que sean de las opciones de salvado o integrales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *