¿Qué tipos de ejercicios nos permiten lograr una cintura más pequeña?

Conseguir una cintura de pequeña no es una tarea sencilla. Perder grasa depende de la alimentación, y no sólo del ejercicio. Para conseguirlo, debemos combinar una dieta equilibrada, practicar ejercicio y tener hábitos saludables. Hay que realizar rutinas de ejercicios que se centren en modelar la zona elegida.

Los dos factores principales que condicionan la acumulación de grasa en nuestro cuerpo son la dieta y el ejercicio. Sin embarg, hay otras causas que pueden influir en la aparición de los famosos y odiados «flotadores», como el funcionamiento de los órganos, el estrés o cuestiones hormonales.

¿Qué tipo de ejercicios nos permiten lograr una cintura más pequeña?

Torcer el tronco del cuerpo: si queremos tener una cintura modelada, debemos mantener los laterales del tronco lo más flexibles que podamos y mantenerlos en un movimiento constante. Para ello, debemos estirar todo el lateral del cuerpo como si quisiéramos alcanzar algo que estuviera muy alto. Podemos hacer el mismo ejercicio si estamos sentados en una silla y estiramos el brazo hacia el suelo, como para agarrar algo. Hay que repetir estos estiramientos con ambos lados a lo largo del día, siempre que nos sea posible.

Elevar rodillas a los codos: estando de pie, con las manos detrás de la cabeza y las piernas un poco separadas, hay que levantar una rodilla en dirección al codo del mismo lado. Este ejercicio se repite alternando ambos lados. Un ejercicio similar puede ser el mismo pero estando en el piso boca arriba, haciendo abdominales en el aire. De este modo fortaleceremos todavía más el abdomen.

El jercicio de la «plancha»: aunque se centra en la zona abdominal, al realizarlo podemos sentir la musculatura de todo el cuerpo. La postura: nos colocamos bocabajo, apoyados sobre los codos y sobre las puntas de los pies. Todo el cuerpo debe estar recto y bien alineado para hacer el ejercicio de la manera más correcta. Deberemos mantener esta posición durante unos segundos y repetir varias veces en tu rutina. Ya que se trata de un ejercicio de resistencia, hay que ir aumentando las series y la duración de manera gradual.

Hacer la «Plancha» con carrera: a partir de la postura de la plancha (pero con los brazos extendidos), podemos acelerar el metabolismo y aumentar la quema de grasa en la cintura. Deberemos imitar el movimiento como si tratáramos de correr o escalar sin dejar la posición. Para ello, llevaremos las rodillas hacia los codos en un movimiento continuado. Este ejercicio es ideal porque combina el ejercicio cardiovascular con la tonificación.

Giros en forma horizontal: para mantener la cintura en movimiento también debemos realizar giros en horizontal, es decir, como si nos giráramos para mirar hacia atrás pero sin mover la cadera. Podemos hacer este ejercicio con las manos apoyadas en la cadera o con la ayuda de una banda elástica o barra. En algunos gimnasios también hay máquinas específicas para hacerlo.

Saltar: para quemar la grasa más rebelde debemos hacer cada semana ejercicio cardiovascular. Los abdominales no son suficientes para reducir grasa, sino que más bien nos ayudan a combatir la flacidez. Para activar la quema de grasa podemos hacer un ejercicio tan sencillo como agotador : el saltar. Siempre hay que realizarlo manteniendo una buena postura, la espalda recta y las rodillas flexionadas al caer. El rebote en el suelo siempre debe ser suave, como si bajo nuestros pies hubiera un material blando. Para ello, debemos caer sobre las puntas de los pies, como intentando hacer el menor ruido posible.

La danza del vientre: por último, no podemos dejar de lado un tipo de baile que se centra, sobre todo, en el movimiento de la cintura. La danza del vientre es un baile tradicional oriental que destaca por una gran flexibilidad en las diferentes partes del cuerpo. El eje principal está en la pelvis, la cual controla las vueltas de la cadera, la cintura, etc. Supone una combinación de tonificación muscular y ejercicio cardiovascular. Si la practicamos cada semana conseguiremos bajar de peso, aumentar la flexibilidad, fortalecer el abdomen y, por supuesto, lograr esa cintura que tanto deseamos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *